He pensado mucho en este tema, exactamente ¿qué es el tiempo? Quien pueda definirlo que dé un paso adelante ya que no existe una regla para hacerlo, tan sólo el tiempo es algo que no percibimos pero sabemos que está ahí, sabemos que viaja hacia delante y que, por ahora, no podemos desafiar, por más que queramos nuestras acciones tendrán consecuencias que quizá nunca podamos arreglar. El tiempo es increíble pero también es tu peor enemigo cuando de problemas sentimentales se trata, y es que este no avanzará más rápido, ni más despacio, avanzará tal cual tú desees que avance.

¿Qué tiempo te tomará olvidar? El tiempo que necesites, y es que aquello no depende de nadie más que de ti, pero, piensa en todo lo que estás desperdiciando mientras dejas que el tiempo avance su curso; tantas personas que podrías conocer, tantos lugares, tantas cosas que podrías aprender, tantas experiencias que podrían ayudarte, y tú… pretendiendo que el tiempo te ayude a olvidar, en pocas palabras desperdiciándolo.

Olvidar no se trata de borrar a esa persona de tu mente, olvidar se trata de poder recordar que tú eres lo suficientemente fuerte como para seguir adelante, extrañar y que cada vez aquellos pensamientos te lastimen menos. No existe una fórmula mágica, no existe un consejo único, tan sólo no pierdas el tiempo enfocándote en aquellos que se van de tu vida, enfócate en tu persona, en lo que puedes conseguir, en aquello que de verdad puedes lograr.

A veces, este tipo de escritos son más que un consejo para otros, es uno para mí mismo; y es que olvidar a veces es tan complicado, pero de poco se puede sonreír pensando en no llorar por las cosas que no se darán, enfocarte en liberar tus sentimientos y en saber que cualquier cosa que pienses al respecto sólo te aleja de esta meta, pero no confundas lo que te digo, no quiere decir que no esté bien recordar, pero es mejor hacerlo cuando de verdad vale la pena hacerlo, cuando queremos cambiar esa experiencia que vivimos pasando por una calle que nos recuerda a esa persona, por una diferente, quizá una solemne, de respeto por lo que se vivió, de alegría y gratitud por esos momentos que fueron y acabaron, pero que nos transformaron en otras personas, diferentes, ya que de todo podemos extraer una enseñanza.

Quizá ahora mismo escribo porque a veces me ganan las ganas de seguir aferrándome a recuerdos que muchas veces sólo resultan nocivos para mi persona, es mejor dejar ir todo lo que no conocemos y quedarnos con lo que sí sabemos a certeza, que entregamos mucho y que, no importa, vendrán tiempos mejores, personas mejores, lugares mejores, aprendizajes mejores, muchas cosas mejores… tan sólo debemos creerlo y estar seguros de lo que podemos lograr por nuestra cuenta. No existe una fórmula que te haga olvidar, el tiempo tampoco lo hará, y es probable que tú jamás lo hagas, pero sí existe una forma de recordar sin dolor, aceptando, agradeciendo y caminando de a poco hasta que puedas correr, cuando menos lo pienses estarás volando otra vez y créeme, si aceptaste el mensaje que deja aquella persona que se va, es probable que esta vez llegues más lejos.

En mi caso… aún estoy caminando lentamente, avanzando aún con algo de dolor en mi corazón, pero, con la decisión de levantarme y ser aquella persona que a veces me imagino ser.

Tú puedes, sólo depende ti.